El teléfono de monedas

El 13 de agosto de 1889 William Gray patentó el primer teléfono de paga.
La historia comenzó en 1888 una noche que la esposa de Gray estaba gravemente enferma. El inventor corrió a la tienda más cercana a pedir prestado el teléfono para llamar al médico, pero le fue negada su petición. Por suerte su mujer recibió la ayuda que necesitaba y pronto se alivió, pero este suceso le dio a Gray la idea de su vida: un teléfono del que cualquiera pudiera hablar y sólo pagar por llamada.
Al principio pensó en una cabina donde se encontrara un aparato y se necesitara una moneda para entrar, pero claro, tenía el problema de que quien entrara a ella podría hacer todas las llamadas que quisiera. Así que tras mucho pensar, un día al dejar caer accidentalmente una moneda sobre una campana llegó a la solución, la misma moneda debía de ser la señal para el funcionamiento del teléfono. En 1891 fundó una compañía para comercializar el invento que cambió la forma en que nos comunicamos.
Hoy en día aunque casi todo el mundo tiene un teléfono celular, los teléfonos de paga en la calle siguen estando en uso. Los de prepago cada vez menos, pero los de monedas están de vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s